Bizcochitos Salados

Hola!! La receta de hoy no tiene que ver con tortas, pero si con meriendas, especialmente aquellas que se comparten con amigos, familiares y compañeros de trabajo siempre que haya un mate de por medio.

Estos bizcochitos de grasa son tan increíbles que hasta a mi marido que no le gustan los que venden en la panadería, de estos no deja uno!! Y eso es mucho decir, créanme!!  Les recomiendo usar grasa o primer jugo bovino como dice la receta y no reemplazarlo por manteca o margarina. Por si nunca escuchaste hablar de este ingrediente, te cuento que se compra en los supermercados y en general está junto a las masas de tartas o levaduras, por ahí lo viste y no sabías que uso podía tener, además de los bizcochitos mi marido muere por las empanadas fritas en este “primer jugo bovino” o grasa y después claro, literalmente muere, pero feliz según dice él…

Estos bizcochitos salados se los he hecho muchas veces a mi hija para que los comparta con sus amigos del colegio en la merienda y como a las maestras les gustaron tanto también le he pasado varias veces la receta, así que esta mas que aprobada.  Incluso, como la masa es bastante noble y admite el amasado, la vuelta amasar y todos los amasados de los compañeros de jardín de mi hija es ideal para hacerla con los chicos. Reconozco que después de pasar por tantas manos los bizcochitos tienen un aspecto algo “celulítico” esto se debe a que los chicos no pueden esperar que la masa descanse y se relaje, pero de gusto quedan iguales.

Uuuyyyy estoy escribiendo la receta y muero por comer uno de estos…

Ahora manos a la obra: BIZCOCHITOS DE GRASA

50 gr de levadura fresca

30 gr de sal fina

210 cm3 de agua

830 gr de harina 000

375 gr de primer jugo bovino

 

 

Disolver la levadura fresca en la mitad de agua, en lo posible tibia para ayudar al posterior levado. Agregarle la harina y luego el agua restante mezclada con la sal. Por último ir agregando la grasa bovina de a pedacitos mientras vamos amasando todos los ingredientes hasta lograr un bollo uniforme.

En este caso no hay que hacer una esponja previa, ni nada, hay que amasar todo. Al principio pareciera que le faltase agua, pero no, hay que seguir amasando sin prisa y sin pausa y cuando te canses dásela a algún familiar que esté pasando por la cocina y que continúe con la posta. Vas a notar que en algún momento se hace un lindo bollo.

Luego dejar descansar la masa tapada con film por unos 10 minutos.

Mientras tanto, hay que encender el horno a una temperatura fuerte, 230°.

Posteriormente estirar el bollo en forma de rectángulo y dar medias vueltas simples como cuando uno hace hojaldre, es decir doblar en tres partes iguales la masa y superponer la primera parte con la última, si es necesario se puede ir espolvoreando apenas con harina. Girar la masa y volverla a estirar. Repetir este proceso como unas 5 veces.

Dejar descansar nuevamente la masa por 5 minutos más, siempre tapada con film.

Por último estirar la masa a 3 mm de espesor y pinchar toda la masa con un tenedor y luego cortarla con cortantes.

Nuevamente dejar los bizcochitos ya cortados en la placa o asadera por otros 10 minutos más, ahora sin el film!! .

Y por fin… cocinarlos a un horno fuerte de 230° por 15 minutos aproximadamente o hasta que estén doraditos por abajo.  Si es necesario se pueden poner un ratito, pero hay que estar muy atentos!!, en el grill para que se doren por arriba también.

Probalos y te vas acordar de mis palabras: son buenísimos!!!