Sconcitos para el cole

Notarán que agrande la letra de mis recetas, no es que me estoy volviendo chicata, pero mi cuñada que lee todo el día desde la notebook me aconsejo agrandarla para que les sea más fácil la lectura a todos. Gracias Marian por el comentario tan productivo!! Los invito a todos a darme consejos y sugerencias a fin de mejorar el blog y también si quieren pedirme alguna receta que quieran.

Bueno, volviendo al tema que me compete, hoy quiero compartir con ustedes una receta de sconcitos de Doña Petrona, a quien por mi edad pude verla en programas de cocina en TV (… blanco y negro, desde ya – demás está decir que me estoy deprimiendo un poco con el comentario-).  Yo era chiquita y me encantaba verla cocinar, fue ahí cuando mi mamá al darse cuenta de mi amor por la cocina (y en especial por lo dulce) me regalo un jueguito de cortantes y un palo de amasar. Esos fueron mis primeros utensilios, que si bien no los conservo en la actualidad, puedo describir con exactitud las formas de los mismos.

Reconozco que esta receta de sconcitos está adaptada a los tiempos de hoy, es decir que tiene menos huevos y manteca. Se las recomiendo como merienda para sus hijos o para compartir con mate, té o leche con sus amigos.

SCONES

150 gr de manteca bien fría

200 gr de azúcar

4 cucharaditas bien llenas de polvo de hornear

1 pizca de sal (es para realzar el sabor de todos los ingredientes)

2 huevos

500 gr de harina 0000

150 ml de leche entera fría aproximadamente

 

Para la DORADURA (es para pintar los scones)

1 yema de huevo

1 cucharadita de leche

1 cucharadita de azúcar

 

Encender el horno a una temperatura fuerte, 240° a 260°, ya que la cocción de los scones tiene que ser súper rápida para que queden bien tiernitos por dentro.

Cortar en trocitos la manteca fría y junto con la harina, sal, polvo de hornear y el azúcar –es decir los secos- hacer un arenado con los dedos. O como siempre les recomiendo usar ese artefacto llamado multiprocesadora.

Mezclar con cuchara de madera y hacer un hueco en el centro y agregar los huevos allí adentro. Incorporar la leche de a poco mezclando bien la masa que se va formando. Debe quedar una masa NI (ni muy blanda, ni muy consistente). Si consideran que quedo muy blanda pueden agregarle un poco más de harina, y si les quedo muy dura habrá que agregarle más leche. Les aseguro que se van a dar cuenta si les falta o les sobra leche!!

Por último hay que estirar este bollo suavemente con un palote, enharinando la mesada, dejándolo de 1 cm de espesor cuando se utiliza un cortante chico de 3 cm de diámetro o de 1 ½ cuando se usa un cortante de mayor diámetro.

Cortar los scones, llevarlos a una placa enmantecada y pintarlos con la doradura (es esa mezcla con las que se pintan la masas que van al horno). La doradura se hace mezclando la yema de huevo, la cucharadita de leche y la cucharadita de azúcar.

Llevarlos al horno a temperatura fuerte (entre 240° a 260°) por aproximadamente 15 minutos o hasta que la base de los scones esté doradito por abajo… es decir HAGAN PISO!

Espero les guste la receta!!